Seleccionar página

Como habíamos señalado, la Dimensión de Educación y Cultura de la Arquidióceis de Morelia tiene preparada una serie de reflexiones con motivo del próximo día del maestro, en ellas deseamos profundizar en la importancia de la educación para la paz.

Los saludamos con las palabras de Cristo Resucitado: “la paz esté con ustedes”. Nos presentamos, somos Alejandrina y Andrés, tenemos 6 años de matrimonio y un hijo de 4 años, ambos nos desempeñamos actualmente como docentes y colaboramos en esta Dimensión de Educación y Cultura. Ambos queremos compartir con ustedes un poco de nuestra experiencia como padres y educadores en la etapa preescolar.

Actualmente los niños permanecen gran parte del día en la escuela y, por diversas situaciones, pasan otras tantas horas de su jornada en actividades extra escolares o al cuidado de personas diferentes a sus padres. Aunque esto puede ser benéfico para ciertos aspectos, creemos que compartir tiempo en el núcleo familiar es de suma importancia para un sano desarrollo emocional y psicológico del niño. No creemos en darles “poco tiempo, pero de calidad”, ya que en el corazón de la familia es en donde se pueden transmitir de manera más natural y efectiva los valores, las tradiciones, la religión, los buenos hábitos y costumbres que queremos para nuestro hijo. Para formar en esta etapa se requiere tiempo, constancia, esfuerzo y así no intentar corregir en las etapas posteriores.

El reto diario en esta labor es el ser coherente, entre lo que enseñamos y lo que hacemos, ya que nuestro hijo imita nuestras conductas de una manera sorprendente y cuestiona cada acción o palabra. En el aula los alumnos perciben esa coherencia y son más receptivos a lo que queremos transmitirles, tanto conocimientos como valores. Entre estos últimos consideramos muy importante educar para la PAZ: en nuestro hogar y en los ambientes en los que nos desarrollamos, procuramos crear un clima de armonía, nos comunicamos con amabilidad y respeto en todas las situaciones, incluso cuando hay molestia o enojo. Buscamos siempre alternativas para expresar correctamente nuestras emociones y dar solución a nuestras diferencias. En el aula, priorizamos el respeto para con todos, buscamos la integración de los alumnos, fomentamos la confianza y marcamos límites para una convivencia pacífica.

Esperamos que nuestras palabras contribuyan en su misión educativa. Como DECAM nos gustaría escucharte: contacto@decam.mx